A fuego!!!

Marta Olcoz-ahorazonamedia.com

La ganadería Macua lleva a cabo el herraje de su ganado en los primeros meses del año. Así, el pasado 15 de febrero, los trabajadores y amigos marcaron la camada de 93 becerros nacidos en el 2013. Tal y como asegura el mayoral de la ganadería, Jesús Primo, se trata de una labor complicada en la que son necesarias muchas manos: “Es el día grande en la finca y para ello echamos mano de todos los amigos y después hacemos una comida de hermandad”, comenta Primo.

Las manos son necesarias ya que en esta labor intervienen multitud de personas. El trabajo empieza por el chiquero, Carlos Arroniz, quien se encarga de introducir a los becerros separarlos e introducirlos en el túnel que lleva a la caja donde se produce el herraje. En esta ocasión, el encargado de abrir la puerta para pasar a la caja era un ‘novato’ en estas labores ya que Lorenzo Urra ‘Lontxo’ lo hacía por primera vez.

A continuación, mientras el fogonero Daniel Iriarte se encarga de calentar los hierros, tres personas colocan las marcas que tendrán para siempre los animales. En la parte trasera, se queda la marca de la ganadería el hierro de la cual se encarga Jesús Martínez; por su parte el mayoral de la ganadería se encarga del número asignado y Raúl García hace lo mismo en la parte delantera con la fecha del nacimiento.  En esta ocasión, el número del año asignado era el 3 representando al 2013 fecha del año ganadero. Los años ganaderos son de junio a junio por lo que no corresponden con los años naturales. Una vez marcados, se les rocía con un aceite quemado para relajar y cicatrizar mejor.

Otra de las acciones que se llevan a cabo mientras el becerro se encuentra en la caja es el corte de la oreja o mosca. Se trata de otra marca típica de la ganadería ya que el dueño elige qué tipo de corte realiza. Así, en Macua su ganado lleva un corte despuntado en la oreja derecha.

 

Además del marcaje con la seguridad de la caja, durante la jornada del herraje la ganadería marcó alguno de los becerros, los más pequeños, sin proyección, a la antigua usanza. Para ello, al menos cuatro personas sujetaban al animal mientras que otras tres colocaban los hierros.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Antonio (martes, 10 marzo 2015 10:52)

    Imagen absolutamente abominable de seres deplorables y sádicos, torturando a un bebé. De vergüenza y tristeza absoluta

Amigos del Encierro

Asociación cuyo objetivo es dar a conocer y potenciar la difusión, de lo que más nos gusta

"El Encierro"

Portafolio

Nuestros artículos están enfocados básicamente en el Toro, para todo aquel que se siente orgulloso de lucir sin ningún reparo, que es Taurino y siente la Fiesta. 

 

Contacto

 

Teléfonos:

626 042 226   

616 476 153

amigosdelencierro@gmail.com