EL EJE DE LA FIESTA

"El Móli" Gran aficionado, nos analiza el estado de la fiesta actual.


Habido tiempos de vacas locas, de vacas flacas, de lengua azul, de crisis, quizás ahora es tiempo (y mas vale tarde que nunca) de pedir paso al Respeto. Esa Fiesta de la q la C. Valenciana presume, de la que podemos sentirnos orgullosos, de la que han salido toreros de las calles, de esa afición que uno se ha desvivido  siempre, de la que nos hemos criado, hemos crecido junto a ella y hemos mamado desde bien pequeñitos. Pero lejos de aquellos tiempos  de cuando uno era niño, de cuando veías esa gente mayor q tu ponerse delante de un toro, todo aquello te parecía un mundo grandísimo y extraordinario soñando  siempre q aquello podrías llegar hacerlo tu algún día, pero claro algo había por delante que imperaba su reino, imponía respeto e impedía hacer todo lo q uno pudiese pensar, esa bestia, un animal, tan fiero, grande y bello a la vez como es El Toro.

Ese animal que nos une no es mas que “el eje de la Fiesta”, por el cual vivimos, disfrutamos, debatimos, compartimos, el mismo q crea afición, el que nos lleva a recorrer miles de kms por un solo rato de disfrute, sin pensar en el derroche monetario que al final del año si contásemos lo que a fin de cuentas sale, buen ahorro tendríamos.

Hoy se vive la Fiesta igual que antes pero quizás las formas se perdieron, y cuando digo formas me refiero a modales, educación, respeto, todo lo que envuelve estar dentro del recinto cuando hay un toro suelto. Sin olvidarnos del eje de la Fiesta, El Toro, éste pide un camino, ese que lleva a disfrutar una tarde de toro igual para los que están abajo a pie de calle como para los que desde un balcón o palos se encuentran, y es que cuando sale el toro a la calle es para todo el mundo, no solo para unos cuantos, y es ahí donde debe de haber unas formas, unos modales de hacer las cosas bien o incluso no hacer para que el animal se sienta participe y principal protagonista que al fin al cabo es quien es.

Uso de chaquetas, de jerseys siempre estuvieron presentes pero de otra manera (veíamos buenos aficionados como Toni “El Valleret” de Vilavella) para cuando había que realizar un quite y salvar alguna vida. Hoy día no es que no se pueda utilizar pero antaño el toro en la calle era característico del recorte a cuerpo limpio, o en caso de utilizar para cuando un toro lo requiera (reservón, gazapón, con peligro…) o hasta incluso haciendo las cosas bien echas son maneras que forman parte de ese respeto que se pide. Ese respeto que también parece hoy perdió prestigio cuando antaño algún veterano estaba delante, y es que dicen que la veteranía es un grado, pero sería antes, ahora en la tauromaquia 2.0  se ve uno agobiado por chavales a su lado llenos de ansia y no dejar realizar la suerte con su tiempo, ese tiempo q necesita el animal para coger aire y volver a ver esas arrancada que tanto gusta y que llena de meritos el Toro. Y es q no es mas o mejor rodador o aficionado el que mas veces recorta al toro sino muchas veces que el no lo hace, el que mira, el que espera, el que deja tomar aire al animal, él q guarda su turno, él que deja que el animal corra a su aire sin cortarlo (causa esta muchas veces de que el animal desista ante tanta pelea) el que respeta quién esta delante del toro, y así es respetado uno mismo. A la vez y contiguo a la ahora tauromaquia 2.0 donde existen los palmeros que van a la Plaza, también en la calle existen palmeros para aplaudir cuando alguien recorta 3 veces seguidas o 4 o las que sean, mermando las fuerzas de un animal y esa casta que tiene dentro supliendo por huir o esconderse.

Maestros como Luis Francisco Espla en la Plaza, a mi gusto, casi dejaron de existir, Maestros de aquellos q gustaban siempre lucir el Toro antes que uno mismo, o al igual en la calle aficionados como El Forner, El Olivero de Nules, El Rallat, viéndole salir al toro de frente y dando largas sin cortarlo es espectáculo de la Fiesta.

 

Y es q la tauromaquia del S.XXI cambio en la Plaza como en la calle, llevando sus ovejas bajo los brazos, que piden que se les cambie los toros reseñados, que da igual q sea todo del monoencaste y veamos ganaderías mas cerca del matadero que de ver en una plaza, y es que al final si no hay un Respeto al animal, a la Fiesta, a los propios rodadores entre ellos mismos todo pierde sentido, valor e importancia, y al fin y al cabo quien pide paso para seguir la Fiesta no es mas q “El Toro”,donde  nos vemos todos reflejados para mantener la Fiesta………. “ Respeta el Toro, Respeta La Fiesta”.

 

"El Móli"

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Aitor (miércoles, 07 mayo 2014 17:00)

    El festejo popular tiene una innegable condición, cualidad, rasgo o como le queramos llamar, que no es otro que su carácter popular. Sí vivimos en una sociedad donde los jovenes han perdido todo tipo de valores y desconocen el respeto por el resto de seres humanos, ¿Cómo podemos esperar que los tengan de cara a un animal?. El festejo popular es un fiel reflejo por tanto de la sociedad en que vivimos, las calles en las que crecimos los que ahora somos treintañeros (o mayores) ya no son lo que eran y en ocasiones merece la pena dejar morir al enfermo para que vuelva a renacer en tiempos mejores.

Amigos del Encierro

Asociación cuyo objetivo es dar a conocer y potenciar la difusión, de lo que más nos gusta

"El Encierro"

Portafolio

Nuestros artículos están enfocados básicamente en el Toro, para todo aquel que se siente orgulloso de lucir sin ningún reparo, que es Taurino y siente la Fiesta. 

 

Contacto

 

Teléfonos:

626 042 226   

616 476 153

amigosdelencierro@gmail.com