Jorge Javier tiene razón

LA OPINION

Carlos Bueno

Burladero.tv


Mientras desde Bruselas, y tras ejecutar una evaluación exhaustiva, la Comisión Europea avala las retransmisiones taurinas en horario infantil, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha amenazado con cerrar la emisión del programa ‘Sálvame’ por resultar inadecuado para los menores de 7 años debido a que trata temas tan importantes como la familia, el respeto, las infidelidades o el sexo de una manera que puede causar confusión y perjudicar el desarrollo de los niños.

Su presentador, Jorge Javier Vázquez, ha puesto el grito en el cielo. Se siente incómodo ante lo que él califica como una amenaza, afirma que pretenden acabar con las familias de quienes realizan el espacio y sentencia que si un día se tienen que marchar que sea por falta de audiencia, no porque se decida en un despacho fuera de la televisión.

Al final parece que se las ha ingeniado y para evitar la sanción ha creado dos secciones, la ‘limón’ y la ‘naranja’, una más ácida hasta las cinco de la tarde y otra más dulce a partir de esa hora. Me la trae floja. No critico a quienes esperen expectantes el contenido de tanto cítrico; como dijo El Gallo tiene que haber gente pa tó. Pero a mí no me encontrarán nunca ante la pantalla del ‘Sálvame’ por mucho que sea la tendencia que impone la televisión actual donde el espectáculo es un señor soltándole exabruptos a otro, donde se huye del diálogo y sobre todo de la reflexión para dar mascadas consignas sin argumento, rigor ni moral, una tele que ofrece facilidad sin esfuerzo y que pretende y consigue que se de crédito a todo cuanto sale en pantalla.

Sin embargo, por una vez y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con el ínclito Jorge Javier, un personaje hipócrita que juega con una moral de doble rasero que no ha dudado en mentir descarada, alevosa y supongo que interesadamente acerca de la tauromaquia. Coincido con sus declaraciones, a mi tampoco me gustan las amenazas, ni las prohibiciones ni la merma de libertades; convengo en que si se suprimiesen los toros miles de familias se quedarían sin empleo -y también el Estado dejaría de percibir suculentos impuestos-, y concuerdo en que si el toreo tiene que desaparecer que sea porque la gente haya dejado de ir, no por imposiciones dictadas desde despachos lejanos.

Los valores que la tauromaquia representa son los del esfuerzo, el sacrificio, el trabajo, la lealtad, la admiración, el respeto, la jerarquía, el orden, la educación… y todo eso me gustaría inculcar a mis hijos, nada que ver con los insultos, desacreditaciones y lemas vacuos que gran parte de esa panda de alcahuetes chismosos y crispados vociferan en algunos de los programas de televisión que nos ha tocado sufrir, como, a mi juicio, Sálvame. Tó pa ti, Jorge Javier.

Yo me quedo con mis toros, los que he vivido desde niño, los que han marcado mi vida muy positivamente, los que respetan a los antis, los que son ejemplo de libertad democrática, los que avala la Comisión Europea. Ahora sólo haría falta que nuestros dirigentes gobernasen para nosotros y no por encima de nosotros. O sea, que protegiesen y fomentasen la tauromaquia como merece de verdad y sin tapujos.

Amigos del Encierro

Asociación cuyo objetivo es dar a conocer y potenciar la difusión, de lo que más nos gusta

"El Encierro"

Portafolio

Nuestros artículos están enfocados básicamente en el Toro, para todo aquel que se siente orgulloso de lucir sin ningún reparo, que es Taurino y siente la Fiesta. 

 

Contacto

 

Teléfonos:

626 042 226   

616 476 153

amigosdelencierro@gmail.com